Diario de Cádiz
martes, 08 de Febrero del 2005

Carnavales

al mal tiempo, coplas y la mar de paraguas

La incesante lluvia no pudo con los más jartibles del Carnaval
Aunque varios grupos decidieron ayer quedarse en casa tras la granizada, otras le echaron valor e intentaron vencer al chaparrón con sus coplas


V. LEÓN / B. ESTÉVEZ

Cádiz. Se lo propuso y lo consiguió. La lluvia volvió ayer a quitarle el protagonismo a las coplas, aunque éstas no se rindieron fácilmente. Paraguas, sombreros, plásticos, cartones... la gente salió de sus casas más preparada que nunca para no perder la batalla.
El día comenzó con una granizada que no presagiaba nada bueno, pero aún así había que salir a la calle. Y así lo hicieron no sólo los coros, sino también las chirigotas ilegales y las 'documentadas', las charangas, los romanceros, varios cuartetos y algunas comparsas.

Una de las agrupaciones más perseguidas al mediodía de ayer por los alrededores de la Plaza fue la chirigota ganadora del Concurso del Falla. Los componentes de 'Los que salimos por gusto' se dejaron ver y escuchar en la escalerilla de Correos sobre las tres de la tarde, cuando aún la lluvia no era muy intensa.

Otra de las chirigotas que este año ha participado en el coliseo gaditano, 'Los informales. Este año sentamos la cabeza', se adueñaron por unos minutos de la estrecha calle Santa Lucía y en ella cantaron su repertorio. Los mayores aplausos se los llevó el pasodoble dedicado a la maría. No a María, sino a la maría.

Y a medida que los coros se fueron rindiendo ante la impertinente lluvia, las ilegales, con muchas ganas de 'guerra', fueron invadiendo la Plaza y sus inmediaciones. La Torre Tavira se convirtió en el refugio de algunas callejeras, como de 'Los corridos mexicanos', un grupo mixto que este año ha cumplido 22 febreros y que sigue con las mismas ganas de hacer reír al personal que el primer día. También se subieron a estos escalones 'Las maniquiles', que este Carnaval se han propuesto sacar el poeta que lleva dentro cada gaditano, con la letra más original adaptada a la célebre copla de El vaporcito.

Cerca de allí, concretamente en la calle San Francisco Javier, una marea de paraguas rodeaba a la agrupación de 'Los sibarita', que este año lleva por nombre 'Camerata guatifó. Chirigota dieciochesca en concierto'. Tras varios cuplesillos, los chirigoteros cantaron un bolero "del barroco castizo", como puntualizó uno de ellos, y titulado 'El día del señor'. No tiene desperdicio.

A unos metros, la callejera '¿Cuándo coño acaba esto?, que representa a unos jartibles del Carnaval, también arrancaba carcajadas. La ilegal de Martínez Ares, 'Las chicas del calendario', congregó a mucho público a su alrededor en distintos puntos.

Hasta la auténtica gitana de la cabra, acompañada por el animalito, quiso deleitar a todos con sus conocidas coplillas ante los gritos muy sentíos de una pandilla que le coreaba "¡Cajonazo, cajonazo!".

Pasadas las cinco de la tarde, varias agrupaciones tuvieron que ingeniárselas para dar esquinazo a la cada vez más molesta lluvia. Así, la chirigota gastronómica 'Más días que ollas' ofreció su repertorio desde el interior de un portal de la calle Hospital de Mujeres. ¡Esto es Cádiz y aquí hay que cantar!